DMT...la molecula de Dios?

Simple y conciso…#DMT en sus varias formas: sea #ayahuasca, #bufo alvarius, #tepezcohuite

Probablemente habréis oído hablar de las propiedades de este poderoso #Enteógeno, que no #droga. La diferencia: #DMT como digo es un #Enteógeno…no un alcaloide, con lo cual no genera adicción pues el cuerpo no desarrolla tolerancia.

Y los efectos? pues hay que bajar ahí y experimentarlos. Yo personalmente siempre he sido de probar para opinar, con esto no quiero incitar al consumo de nada. Es parte de una evolución personal de cada uno de nosotros. De aquellos que sientan la llamada al despertar de la conciencia…o que atraídos por la curiosidad acaben averiguando que hay muchas cosas interiores nuestras, en la cloaca del subconsciente que necesitan sanar.

Personalmente he probado las tres formas arriba mencionadas. La primera vez, me descorché con #ayahuasca: una experiencia espectacular, en una bonita masía cerca de #Barcelona. Con una energía espectacular. Después de la reglamentaria vomitona. Empece a “sentir” la música como nunca antes. Olvídate de lo vivido con #LSD o #Marihuana, o… todo se fundió al comenzar los primeros compases de “Shine on your crazy Diamond” de Pink Floyd (nunca lo olvidaré). A partir de ahí mi cerebro iba extrayendo pensamientos y analizando significantes momentos de mi vida, aquellos que me han debido de marcar de alguna manera. Esas ideas y pensamientos iban siendo analizados como si de un ordenador se tratara: los interesantes o necesarios, se almacenaban a parte de los intrascendentes, los cuales eran almacenados en la “papelera”. A partir de ahí notaba como si “algo” recorriera mi cuerpo, sinceramente, era como un pequeño duende haciendo tareas mecánicas (o mejor de sanación :-) ) . Esta experiencia duró toda una noche y continué teniendo visiones de #fractales por una hora más.

El siguiente fin de semana que he experimentado con #ayahuasca fue más suave en sus efectos…algún visual más…pero sobre todo continué en el conocimiento de mi persona y de como soy verdaderamente por dentro. Si, digamos que es un viaje introspectivo donde podía ver mis demonios y de donde arrancan mis malos actos (que sin duda los tengo). Claramente podía sentir la energía del grupo y notaba como nuestro #chamán facilitador estaba integrado en las experiencias de cada uno de nosotros.

Con bufo #alvarius (es un sapo con glándulas venenosas en su cuello, natural del desierto de Sonora; el cual se encuentra en su mayor parte en el estado del mismo nombre en #México y sur de #California y Arizona en los EE.UU.) ha tenido también dos experiencias muy diferentes. Este veneno, se proporciona en una especie de pasta, la cual es calentada en una pipa de cristal. Se calienta y se fuma su humo de un fuerte olor #ácido. La primera vez, apenas seguía fumando, cuando acabé de perder la consciencia…sentí una especie de fogonazo y luego me desperté con la embriaguez propia del “viaje”: mayor percepción de imágenes, sonidos y formas, dificultad para andar y sensación de poder inmensa.

La segunda experiencia, muy recientemente fue acompañada por dos fuertes tomas de #rapé+dmt por la nariz, soplada con una pipa. Se hace para abrir las vías respiratorias y los canales de acceso a nuestro interior (de forma simbólica claro está). Una vez que terminé de fumar, perdí nuevamente la consciencia y…comenzó una vorágine de sensaciones, imágenes con una intensidad inaguantable. Una verdadera pesadilla en la que no paras de gritar horrorizado y revolcarte por el suelo. Sí, es una lucha con nuestro ser interior más oscura. Una experiencia de apenas 5 minutos la cual supone una quema de energía considerable. El despertar, es un alivio, en una primera fase, cuando recuperas la consciencia podía continuar sintiendo #fractales de colores al compás de mi respiración. Sales con una sensación de haber liberado una carga, desbloqueado algún sentimiento o dicho adiós a algún trauma.

Por último, #Tepezcohuite. Mi último contacto con #DMT, aunque fue tomado el día anterior al segundo bufo alvarius. No consiguió ser tan espectacular como ayahuasca o bufo. Una vez fumada la pipa, noté una sensación de distorsión de la realidad aún consciente (muy similar a la temida y poderosa #Salvia Divinorum, experiencia de la que hablaré próximamente). Estuve a punto de perder la consciencia al entrar en “otra dimensión” pero no pasó de ver fractales de colores y poder sentir la música que salía de los golpes en cuencos tibetanos. Nuevamente distorsión de la realidad: colores más vivos e intensos, mayor sensibilidad acústica y también mayor percepción de los detalles.

Esta es mi humilde experiencia con #DMT, y espero poder seguir evolucionando próximamente. Tampoco descarto un viaje al sur de #México o a la selva de #Colombia para, como ocurre con la sidra Asturiana, que sabe peor al pasar el Puerto Pajares, experimentarlo en su esencia…

5 views0 comments

Recent Posts

See All